Crónica del desfile


Con bastante retraso sobre la hora programada salió el desfile de ayer, posiblemente motivado por el lamentable incidente de la caida del balcón (ojalá sea todo un susto, y los afectados se recuperen lo más rápido posible).

No obstante tengo la sensación de que siempre nuestro desfile sale con mucho retraso, y eso no es nada bueno para el espectáculo y para los espectadores. Si queremos que la gente se vuelque saliendo a la calle a ver el desfile, desde la organización se debería velar por cuidar más estos detalles.

Tan solo los tres grupos locales: Lorolos, Danzarines emeritenses y Cariocas, acompañados de un par de grupos infantiles y algunos disfraces individuales y de pareja fueron los que desfilaron en esta ocasión.

Yo la verdad es que no entiendo mucho de este apartado de nuestro carnaval y no me atrevo a hacer una valoración objetiva acerca de si el resultado ha sido justo o no. Supongo que para los que ganaron será acertado y para los que no, pues lógicamente no estarán muy conformes.

La verdad es que el desfile se quedaba corto, muy corto.

Ya anticipé hace un par de años que el desfile se nos estaba viniendo abajo y que había que tomar medidas si no queríamos que se nos viniese abajo.

Y quien debería de tirar de este nuevo enfoque deberían ser no solo el ayuntamiento y los propios grupos de pasacalles como los verdaderamente implicados de manera más directa, sino también el resto de carnavaleros, comparsistas y chirigoteros, pues al final que estas cosas salgan bien o mal nos salpican a todos.

Ya hablaremos más adelante de este tema.
Reacciones:

0 comentarios: