Las cuentas del carnaval



En estos momentos de recortes, donde todas las administraciones están ocupadas en su empeño por reducir sus gastos, se me ha ocurrido realizar una análisis acerca de lo que puede movilizar en materia económica un carnaval como el nuestro.

En el pasado carnaval hubo 15 agrupaciones, entre comparsas y chirigotas, que se presentaron al concurso, a las que hay que añadir otras 3 ilegales.


En total había 6 comparsas y 12 chirigotas (incluidas las ilegales en esta modalidad). Si consideramos que una comparsa por término medio está formada por 16 integrantes, a los que hay que añadir parejas, hijos y algún que otro simpatizante, la cifra se incrementaría a unas 25 personas de media (no deja de ser una simple estimación). Vamos a suponer que el coste de cada traje sea de unos 100 euros de media, entre modista, telas, accesorios, complementos, maquillajes, etc. Es decir cada grupo invierte 2.500 euros, por lo que si ha habido 6 comparsas la cifra total sería de 16.000 euros.

En el caso de las chirigotas, el número de componentes serían de unos 14, pero entre sus acompañantes, la cifra también se podría considerar de unas 25 personas.

En este caso el coste medio de cada traje podríamos considerarlo algo inferior, por ejemplo unos 75 euros. Como hay 12 grupos la inversión total estimada es de 22.500 euros.

En el caso de los grupos de pasacalles, el número se ampliaría a unas 50 personas de media, con un coste por traje de 125 euros. De esta manera los tres grupos realizarían una inversión de 18.750 euros.

Además de los gastos de disfraces, los grupos deben realizar inversiones en instrumentos que hay que renovar, en ambientar el decorado de la actuación, y en otros gastos que supone la actuación en el concurso. Vamos a estimar una media de 100 euros por grupo, lo que supone un montante total de 1.500 euros.

Además los grupos suelen editar sus revistas con repertorios de ese año, fotos, artículos, etc. que son montadas y editadas por imprentas locales. Vamos a estimar unos 10 libretos (no todos los grupos lo hacen) a un coste medio de 500 euros, por lo que la cifra total es de 5.000 euros.
 
Pero como el hombre no solo vive solo de pan, no hay que olvidar que los carnavaleros comen y beben durante todos los días. Entre cenas, comidas, bocatas, copas, cervezas, botellones, pongamos una media de 125 euros por persona. De acuerdo con la estimación anterior, hablábamos de 600 personas, lo que supone un gasto total de 75.000 euros.

Por otra parte hay que considerar también los cuatro grupos infantiles, con una media de 15 chavalines, que también se disfrazan, comen y se toman sus chuches. Vamos a considerar a unos 30 euros por cada uno, por lo que su aportación sería de 450 euros.

Además no hay que olvidar que también forman parte de la fiesta otras personas que de manera individual o en grupos de amigos, les gusta disfrutar de la fiesta, y que también se compran su disfraz, y salen a tomar sus copas. Aquí me cuesta más hacer una estimación. Pero supongamos unas 300 personas y un gasto de cada uno de 60 euros, o lo que es lo mismo un total de 18.000 euros.

También los niños, son parte muy importante de la fiesta, y ya sea en sus coles o a nivel particular, pero son los que más se disfrazan. Consideremos a 500 niños y un coste de 10 euros (estos disfraces suelen ser muy económicos), lo que supone un total de 5.000 euros.

Y no olvidemos que para montar la fiesta hay que hacer una inversión en montar la carpa o en contratar a una empresa de sonido. Yo no se cuanto cuesta esto, pero si consideramos el concurso de comparsas y chirigotas, hay que tener en cuenta que tenemos un auditorio de 1.000 personas, pero consideramos que salen a la venta 800 entradas. Si entre semifinales y final hay un total de 4 pases, a 7 euros por entrada, la cifra recaudada se eleva a 22.400 euros. Pues bien, creo que eso fue lo que supuso el coste de organizar el concurso y el audio de la carpa.

Hay más dinero que se mueve en torno a la fiesta, como la edición de los carteles, los programas de mano, la revista, la gente que sale más a la calle a tomar algo y ver el ambiente, el mercado, etc, pero bueno, esto se me escapa ya más de mis posibilidades mentales de cálculo. De todos modos con las estimaciones realizadas ya tengo información suficiente para reflejar la idea de lo que pretendo mostrar con este artículo.

Si sumamos las cifras anteriormente señaladas los recursos económicos que anualmente mueve nuestro carnaval se podría estimar en un total de 184.600 euros.

No olvidemos que esto es una simple estimación realizada muy al voleo, pero he tratado de hacerla desde la modestia y ajustándome a cifras bajas y realistas, sin caer en demagogias ni en exageraciones intencionadas. Lo que si está claro es que una fiesta como esta genera dinero, y además, lo que es más importante genera economía local, pues esos dineros van a parar a modistas, mercerías, tiendas de telas, imprentas, empresa de sonido, bares y restaurantes de la ciudad.

Ojo, y no perdamos la perspectiva de que nuestro carnaval desafortunadamente no es todo lo puntero que desearíamos, y así y todo podría mover perfectamente las cifras antes señaladas. Ni me imagino lo que puede suponer en otras ciudades donde disfrutan de un carnaval mucho más potentes, como Cádiz , Canarias o mismamente Badajoz, donde los números anteriores se multiplican varias veces. Ya incluso en Cádiz se habla de “la industria del carnaval”.

Ahí están nuestras cifras, ahí está nuestra aportación a la economía local. Que lo mediten las instituciones cunado se planteen en si merece apoyar o no la fiesta, o cuando el ignorante de turno salga cuestionando desde su desconocimiento si el ayuntamiento debe aportar o no apoyo económico a la fiesta.
Porque señores, esto son cuentas y lo demás son cuentos. 
Reacciones:

1 comentarios:

sergio dijo...

grandísima tasación de nuestro carnaval, si señor