Carnavaleando por la Antigua

Afortunadamente ni el viento ni la temida lluvia hicieron acto de presencia en una nueva edición de la “romería carnavalesca” de la Antigua, atreviéndose incluso el “Lorenzo” a asomarse, aunque fuera de manera tímida.

Un año más, la nutrida parroquia asistente pudo escuchar a gran parte de las comparsas y chirigotas del concurso, acompañados también de exhibiciones de los grupos de pasacalles y de las agrupaciones infantiles, todos ellos presentados por un peculiar cómico lugareño, que no dejaba de tener cierto parecido con Arévalo.

Como siempre, raciones de pestorejo y una exquisita garbanzada con manitas, acompañados de unos precios muy populares, hicieron que el acto fuera gastronómicamente más agradable.

Lo dicho, una buena ocasión para echar un rato con los amigos, alcahuetear un poco en mentideros carnavalescos improvisados, y echar algún que otro quilillo de más. Pero de momento que esto no pare, que ya vendrán las apreturas de la cuaresma.
Reacciones:

0 comentarios: