Carnaval y deporte

No parece que sea muy natural comparar carnaval con deporte, pero en este caso hablamos de una modalidad deportiva, la San Silvestre, en la que ambas disciplinas combinan a la perfección.
Correr disfrazados el último dia del año constituye en otras localidades una afición muy arraigada, teniendo como principal bastión la San Silvestre Vallecana donde corrieron este año 35.000 aficionados (¡Ahí es ná!), muchos de ellos disfrazados.
Afortunadamente en Mérida también desde es año pasado se está tratando de introducir esta saludable y divertida afición.
De este modo, el pasado dia 30 (un dia antes) se celebró en la tarde-noche esta festiva carrera sobre un trazado de 6 Km, con salida y llegada en la barriada de la Antigua.
Corrieron,según las crónicas oficiales unas 500 personas, gran parte de los cuales iban con atuendos carnavaleros.
Un grupo disfrazados de pollos, un superhéroe, unos papas noeles, unas mamás noeles, pelucas, gorros de Santa Claus, y lo mejor de la noche, Zapa y Quico, su sobrino, disfrazados de Martas Domingas.
Fueron el puntazo de la carrera, ambos con sus pelucas rubias, sus cintas rosas en el pelo, sus camisetas de la selección española que dejaban entrever unas abultadas domingas, y lo que es mejor, unas enormes jeringas con las que durante la carrera ofrecían inyecciones de “moral” al resto de corredores.
Zapa demostró una vez más (el año pasado también participó disfrazado de Rafa Nadal), que esto del carnaval se lleva en la sangre los 365 días del año.
Por supuesto me quedo también con toda esa gente que iba disfrazada, y que no eran carnavaleros (o al menos yo no los conozco). Ojalá también se animen a disfrazarse cunado lleguen los carnavales, pues por supuesto doy por hecho que Zapa si lo que lo hará.
Reacciones:

0 comentarios: