Crónica de la segunda semifinal ¿Noche de Carnaval o parte del tiempo?

La sesión se compone de seis agrupaciones, a partes iguales entre chirigotas y comparsas, y poco antes que diesen las 22:00 horas, el telón vuelve abrirse otra noche más.

Chirigota “Los Pelones”

Presentación: Con un tipo titulado “Las que te joden la siesta”, estas sensuales teleoperadoras comienzan llamando a un pobre ciudadano que es molestado en su merecida siesta. Graciosa interpretación en la que nos dejan claro que su función es la de no dejarnos dormir la siesta.

Contraste en sus pasodobles: En el primero, con mucho “malaje” chirigotero, proponen enterrar a Luis Valiente boca abajo y con el culo al aire, para aprovecharlo como aparca-bibicletas. El segundo, mas pasional, hacen una irónica reflexión acerca de la situación de los presos etarras, muy aplaudido por el público allí presente.

Cuplés: proponen cirugía estética para la mujer de Madrigal, problemas con la mujer,que tiene un molesto problema de olores, un amigo con el aparato de gran tamaño, y la nieve en mérida, donde es necesario utilizar cadenas, como la que llevan en el cuello con la imagen de la macarena. Muy aplaudidas ambas tandas con estribillo pegadizo “otro hijo puta que me ha colgao...”

Popurrí: Como buenas teleoperadoras, comienzan cotilleando de todo lo que pasa, reivindican el martes de Carnaval, y promocionan sus politonos, música de agrupaciones del año pasado con las que regalan hasta clases de taichí. Acertada cuarteta esta última, que el público hizo entender a la chirigota con aplausos.

En resumen, notable evolución de esta chirigota, donde cabe destacar la soltura en el escenario, buenas letras y unos cuplés que hicieron reír al personal que abarrotaba el palacio de congresos.

Comparsa “La Niebla”

Presentación: La veterana agrupación de “La Carcajá” se presenta este año con un abstracto tipo, con el que representan las nieblas de la mártir Santa Eulalia, una niebla que sirve además para cubrir las todo lo que acontece nuestro carnaval, crítica dura y directa a la hipocresía, la envidia y el mal compañerismo que lo define. Tampoco se salva el jurado. Con buena afinación, la niebla se presenta con ganas de guerra.

Pasodobles: En el primero vuelven a criticar sin pelos en la lengua las malas miserias de nuestra fiesta, como la hipocresía que reina y a aquellos grupos que se van a cantar a otros concursos fuera de Mérida mientras ellos se quedan aquí. En el segundo la crisis y zapatero, decepcionados con él después de haberle dado su voto de confianza. Sentida y pasional finalización, sobre todo en el primer pasodoble, con los que arrancan una gran ovación del público.

Cuplés: Comienzan con un muy acertado cuplé, donde comentan como en la sesión de esta noche coinciden las comparsas “La Niebla”, “La Tormenta” y “Las Tormentillas”, todo un cúmulo de fenómenos atmosféricos. La “firmeza” que les invade al ver a los Tagorichi, la campaña de “el placer está en tus manos” y los fichajes de los agrupaciones carnavalescas completan las tandas de cuplés, enlazados con un bonito estribillo (diciembre a mi no me vale... yo salgo por carnavales)al más puro estilo de “La Carcajá”.

Popurrí: Muy acomparsado, con una comienzo de batalla de “solistas” que encanta al patio de butacas. Vuelven a la crítica al carnaval, a los carnavaleros que le hacen la pelota al alcalde, a los peseteros, a los grupos foráneos... La cuarteta más aplaudida es la que hace referencia a los asientos vacíos que se ven en la final por ausencia de políticos invitados al evento, mientras hay gente que no tiene la posibilidad de entrar al Palacio de Congresos.

En resumen, afinada agrupación que apuesta por una arriesgada crítica a la idiosincrasia de todo aquello que rodea al Carnaval Romano, consiguiendo una gran ovación. Un bonito traje muy original.

Comparsa “La Tormenta”

Venidos desde Gibraleón (Provincia de Huelva), esta comparsa arranca con fuerza en su presentación, donde se puede percibir un estilo muy del sur. De poca duración pero muy intensa.

Pasodobles: Aprovechan una letra preparada para el Carnaval Colombino (su carnaval) para el primero de los pasodobles, ya que hablan de la hipocresía reinante en este mundo de máscaras, que es común en ambos Carnavales. Con el segundo hacen dura crítica a la iglesia con respecto al aborto, donde dejan claro que prefieren elegir el momento de ser padres.

Cuplés: Comienzan con una crítica a los “cráteres” de las obras que inundan la ciudad de Huelva, afortunadamente para ellos adaptable a nuestra ciudad ya que sufrimos el mismo problema. El programa de Iker Jiménez con la hijas de zapatero, las mujeres y las subvenciones para la droga, que desafortunadamente son para erradicarlas y no para ponerlas más baratas, junto con un bonito estribillo muy comparsero, completan sus dos tandas de cuples. Desde el público, y supongo que de manos de alguien Onubense, aprendemos como se anima por aquellas tierras “Peasso comparsa que no??... aaaaaro!!.

Popurrí: Comienzan explicando que representan una tormenta de febrero, a la que esperan todo el año. Hablan de “las beatas” colectivo así conocido que se encarga de las duras críticas a las agrupaciones. Popurrí con color Colombino que es aplaudido por el Palacio de Congresos, a lo que responde la agrupación con con otra ovación al público en agradecimiento.

En resumen, buena esta comparsa de Gibraleón, que no ha defraudado, y que aporta su granito de arena en esta su primera participación en el Carnaval Romano, quedando ellos mismos muy satisfechos por la acogida del público.

“Las Chiriteras”

Sin duda lo la gran sensación de la noche, estas desvergonzadas chicas volvieron a dejar sin palabra a todo aquel que dice que una chirigota femenina no tiene gracias, y vaya si la tienen.

Presentación: A priori parece que veremos la unas niñas de preescolar, pero rápidamente nos dejan claro que nos van a contar su calvario con las clases extra-escolares a las que sus padres las han apuntado. A ritmo de “rumbita” la cosa pinta bien.

Primer cambio de disfraz, las niñas se preparan para la primera de estas clases, coros y danzas.

Pasodobles: Optan por dos sentidos pasodobles, el primero en homenaje a la Mártir, y en el segundo denuncian el maltrato de una hija por su padre alcohólico, muy aplaudidos ambos pasodobles.

Cuplés: Con un estribillo distinto para cada tanda, ya que vuelven a cambiar el disfraz, siguen sorprendiendo gratamente al público con su gracia y desparpajo. La primera tanda, preparadas para las clases de sevillana, nos cuentan sus aventuras con unas bolas chinas convertidas en bombones “Moncherry” y se acuerdan del pobre Marichalar. En la segunda tanda, con prisas que no llegan a la danza del vientre después de haberse convertido en “Mamachichos”, relatan crónicas del “Gran Hermano” y las hijas de Zapatero.

El Palacio de Congresos reacciona... “Esto si que es, una chirigota”, esta gustando mucho esta actuación.

Popurrí:
Comienzan con una nueva clase, de bailarina, a con ritmos propios de una clase de ballet van contando sus historias, cotillean con Belén Esteban, Berlusconi... hasta que llegan a la última clase, natación sincronizada, móntando una coreografía que no la Gemma Mengual.

Público en pie para despedir a la agrupación que sin duda, dará mucho que hablar.

La Marara

Otro año más, esta agrupación decana del Carnaval Romano vuelve a las tablas del Palacio de Congreso dispuestos a hacernos reír. Y por supuesto que lo lograron.

Presentación: Vuelven a jugar con el engaño, alguien me había comentado que iban de Jesucristo y por supuesto que no me lo creí, estos canallas juegan muy bien con la “doble lectura”, pero al empezar su presentación, a ritmo de “Jesucristo Superstar” pensé que sería así. Me la vuelven a meter doblada, aparecen en escena los “Jesús Cristo”, los hermanos de Ángel Cristo. Estos jorobados personajes nos cuentan sus hazañas como domadores. Al público le gusta.

Pasodobles: Comienzan con una crítica a la ley del aborto y dejan claro que la defensa por el derecho a la vida no tiene que estar ligado a ningún color político. Para el segundo rinden un precioso homenaje al convento de las Concepcionistas y su marcha de la ciudad. Ambos finalizados con fuerza, lo que el público agradece con aplausos.

Cuplés: Con un tinte claramente localista, comienzan comparando las edades para fumar y tomar la píldora, Fernando Molina y Pilar Vargas. En la segunda tanda hablaron de la ventaja de tener un Aldi tan cerquita del tanatorio (donde tienen en oferta el “fiambre”) y la posibilidad de traer las Olimpiadas del 2018 (de invierno) a Mérida. Risas en el patio de butacas con estos cuplés enlazados con un estribillo de juego de palabras “do-ma-dor son cuatro”.

Popurrí: Con ritmos alegres, nos hablan de los cuernos de su hermano Ángel, el problema que tuvieron con la viagra... “Quien fuera trabajador de Marsanz...” se lamentan por no haberles tocado la lotería. Con el suplicio que pasan al ir al Carrefour sin bolsas y el no-ikea de Badajoz hacen que el público se anime más todavía. Catastro, Plan E, bicicletas... muy poca cosas se dejaron sin nombrar . Terminan su actuación al más puro estilo “mararo”, ese que a Jorge le activa un “chip” en su pierna que no puede dejar de mover. Merecida ovación del Palacio de Congresos.

En resumen, buena la actuación de estos “chavales” que siguen fieles a su propio estilo, reivindicando y defendiendo con cuartetas muy localistas, ese carnaval puramente emeritense que poco a poco va desapareciendo.

Comparsa “Las Tormentillas”

Última agrupación de la noche. Salta al escenario una joven comparsa femenina que ha faltado estos dos últimos años, no por falta de ganas, si no por carencia de músicos.

Presentación: Con luz muy tenue poco a poco salen una figuras aun no definidas al escenario, hasta que por fin la luz nos deja ver un bonito y colorido disfraz muy carnavalesco. El público agradece su regreso al concurso con aplausos.

Pasodobles: Se acuerdan de esos dos años de ausencia en el escenario, pero no por ello faltaron a la cita de la calle, a la que nombran como su “Palacio de Congresos”, con el segundo pasodoble dedican un bonito piropo a esta ciudad y sus 2000 años de historia. Ovación desde el “gallinero”.

Cuplés: Abren con el apagón analógico, para seguir con la comparación entre el fútbol de aquí y de Almendralejo (aquí tenemos a la selección y allí utilizan puertas como camillas), gustó más el segundo. En la segunda tanda, hablan de la campaña “El placer está en tus manos” y hacen un llamamiento a los ciudadanos para que se disfracen en carnaval. Un estribillo largo y animado que es bastante aplaudido.

Popurrí: Agradecimientos al carnaval y un nuevo piropo a Mérida comienzan esta parte del repertorio. Con las cuartetas de reivindicación del martes de carnaval y el recuerdo al María Luisa, consiguen los aplausos de un cansado público que reconoce el esfuerzo de esta agrupación y le da la bienvenida de nuevo a las tablas del Palacio de Congresos.

En resumen, grata vuelta la de esta joven comparsa, llena de ganas de aprender. Destaca su pasión por el Carnaval y las ganas con las que vuelven para seguir luchando por él.

Se terminó esta segunda sesión de semifinales, muy variada, comparsas masculinas y femeninas, chirigotas modernas y localistas... en definitiva una sesión entretenida en la que destaco la gran actuación de Las Chiriteras, siendo la primera chirigota que pone en pie a todo el palacio de congresos.

Fdo. Sergio

Reacciones:

0 comentarios: