Crónica de la cuarta semifinal: regreso al pasado

Por si alguno me echaba de menos (para bien o para mal) he tenido la suerte de poder hacer el cierre de las crónica de semifinales, para la cual he barajado varios títulos: Bienvenidas a casa (por chiriteras y la j'otras) o noche martinez-ares (por calabazas y el brujo), pero me quedo con ese regreso al pasado, de vuelta al cine María Luisa.
Primera comparsa: La casa real
Con un tipo algo complicado de entender, parece que hacen una mezcla entre lo que es una casa real, y una casa “real” es decir una casa donde vive gente de verdad.
En su presentación nos cuentan el suplicio que es llevar el apellido borbón, aunque después le dan la vuelta a la tortilla contando que donde realmente se sufre es en una familia normal. Pequeño desajuste en las voces del final.
Continúan con unos pausados y afinados pasodobles, en el primero ayudan a ver a una niña que no solo hay un tipo de familia, y con el segundo, arriesgan dando un toque xenófobo a sus letras para finalmente hacernos ver hoy en día somos nosotros los emigrantes y tenemos que tragarnos las palabras. Muy aplaudido este último.
Con la tanda de cuplés diferencian entre lo que es la caza para una familia real monárquica (primero) y una familia real normal (segundo). Estribillo acomparsado donde dejan claro como los reyes les envidian por los besos recibidos. Flojitos pero currada la diferenciación de puntos de vista.
Para el popurrí vemos lo que parece ser el discurso del rey por la tele, y con cuartetas muy de comparsas del sur, repasan temas como el paro, los banqueros, conflictos vasco y catalán... y terminan con un brindis por los personajes de los que consta la familia que nos canta desde el escenario.
Se despide entre aplausos, y aunque más o menos afinadita y bien cantada, el estilo tan pausado no parece conectar del todo al público y será complicado verles de nuevo el jueves
Comparsa La j’otra: La rica miseria
De nuevo nos alegramos de ver a esta comparsa después de un año de descanso por motivos personales, y regresan como comparsa mixta.
En su presentación nos hablan de su tipo, parece ser de personas que en su día fueron ricas y por la crisis se ven en la más dura de las miserias.
Primer pasodoble, a políticos bandidos que viven como unos señores a nuestra costa. Pueblo engañado durante 30 años. Parecen tener dudas que les lleva a pequeños problemas de afinación.
Para el segundo pasodoble regalan un precioso homenaje a una de sus componentes, corazón de esta comparsa, que saca al público una fuerte ovación, cantado con el corazón.
Primer cuple, un sueño con el portal de belén y la recomendación al papa de moderarse con la sangre de cristo, para el segundo Urdangarín parece ser el tío del saco. Con el estribillo delatan a los ladrones por los que han perdido todo su dinero. Siguen los nervios y dudas.
Con un popurrí “indignado” animan al pueblo a protestar, manifestarse por las injusticias, Mérida está muerta. También echan la vista atrás recordando sus años en nuestro carnaval.
Se despiden prometiendo cantar hasta que amanezca y si les faltara el carnaval esa sí que sería su ruina.
Muy nervioso el regreso de esta agrupación que les ha pasado factura en partes del repertorio, difícil su pase a la final.
Chirigota las Chiriteras: El comando mazapán
Esperado regreso de esta chirigota gamberra entre el público, se oyen muchos gritos de ánimo. Se abre el telón y en la oscuridad se vislumbra lo que parece ser cinturones con luces de unas heroínas muy peculiares: “El comando mazapán”
En la presentación nos cuentan sus problemas con su gusto por comer e intentan ponerse a dieta, hacer ejercicio… Se autoproclaman las enemigas de la comida basura. Se anima la noche.
Primer pasodoble serio, donde cuentan como su perspectiva del carnaval ha ido cambiando y como se ha forjado una amistad para toda la vida. El público espera un poquito más de esta chirigota.
Para el segundo pasodoble, utilizan elegantemente la comedia para tratar un asunto tan delicado como la anorexia, mejor este último.
Para el primer cuplé, el mil veces comentado tema de los recortes, aunque a ellas nadie se atreverá recortarles la comida. Con el segundo, nos proponen a Fernando Molina como guardaespaldas para los cada vez más habituales atracos. Arrancan aplausos del patio de butacas pero no terminan de arrancar.
Popurrí marchoso y gamberro, donde deciden apuntarse al gimnasio y recorrer todas las actividades del mismo, aerobic, pilates, relajación, spining… terminan reventadas con una receta de carnaval para adelgazar.
No ha estado mal esta chirigota, pero tampoco ha sido capaz de conectar del todo con el público. Complicado el pase para el jueves.
Comparsa El mago
Primera vez que se presenta esta comparsa de Peñarroya-Pueblonuevo en el carnaval romano y lo hace con fuerza.
Con una grandísima guitarra arranca una fuerte presentación donde estos magos preparan brebajes de sentimiento para el carnaval, su magia ya está aquí. Asombran al respetable con su primera copla.
No son peores los pasodobles, donde se acuerdan de los votos malditos que llevaron a un mentiroso a la Moncloa, olvidándose de la salvación que prometió. Para el segundo hacen una comparación entres los distintos tipos de valentías. Se crece por momentos esta agrupación cordobesa.
Para ser el punto flaco de las comparsas, defienden bien la tanda de cuplés, con una abuela armada para que nadie aplauda y deshaga el hechizo que mantiene a su marido bien “derecho” y el paso del rey de nuevo por el “taller”. Enlazados los cuplés con un estribillo donde no encuentran una magia comparable a la del carnaval. Vuelven los aplausos.
De nuevo la guitarra es el centro de atención para el comienzo de popurrí donde viven en el mundo de los sueños y por el carnaval se convierten en lo que sea. Aparecen un niño primero y un mendigo después para acompañar a algunas cuartetas del popurrí donde intentan ayudarlos. Gusta mucho entre los allí presentes.
Se despiden habiendo gastado todos sus conjuros, pidiendo que los niños nunca más lloren, la supresión de fronteras…. Por primera vez en la noche el palacio se pone en pie.
Presenta con firmeza sus credenciales esta comparsa, colocándose en buena posición para poder alcanzar la final.
Comparsa Los hombres de Paja:
Esta comparsa de Gibraleón se presenta como un grupo de espantapájaros que se consideran marionetas de esta sociedad, y entre otras cosas quieren luchar por el carnaval. Con la presentación no es suficiente para enganchar al público.
Comienzan los pasodobles. En el primero prefieren aparcar los piropos hacia nuestra tierra y sus monumentos para hacer un hermanamiento entre los pueblos andaluces y extremeños, cuna de emigrantes. Se toca un tema de orgullo patrio que la gente agradece con una gran ovación.
Debido a su origen onubense, podíamos esperar un homenaje a los niños Ruth y José de esta comparsa. Un hombre debería arrancarse la vida por no ver a su hijo llorar. De nuevo aplausos, pero menos.
Los reyes magos andaluces donde cambian los regalos por caña de lomo, jamón y queso, más el doble sentido de su nombre “los hombres de paja” (que no es un hombre que liga poco) componen la tanda de cuplés, enlazados con un acomparsado estribillo en el que nos explican que los verdaderos hombres de paja son los políticos.
De nuevo un popurrí reivindicativo, donde hacen guiños al movimiento 15M y como las mentiras del gobierno intentar desprestigiarlos, llamándolos perroflautas. Problemas en la afinación.
Para finalizar, animan a los que les escuchan a luchar por su libertad. Despedida esta comparsa entre aplausos, pero con una sensación de no haber cuajado del todo, con su estilo tan pausado, se echa de menos algo de acercamiento al público, no la veo para el jueves.
Chirigota Las chichorreras del patio
Llegó una de las agrupaciones más esperadas de la noche, actual ganadora de la modalidad de chirigotas, muchos ánimos desde el patio de butacas. Y precisamente de esto mismo se presentan, de patio de butacas, nada más y nada menos que del teatro-cine María Luisa. Siguen siendo los reyes en la vuelta de tuerca al tipo.
Con la presentación nos invitan a cerrar los ojos… y nos hacen rejuvenecer unos 15 o 20 años, nos transportan al María Luisa de los concursos de antaño, con los políticos de entonces, los jurados, las agrupaciones… cuando la rivalidad era sana y todos animaban a todos… Emotivo para todos los que nacimos carnavalisticamente hablando en esas tablas. Y no falta ni un detalle, hasta la escalera para subir al escenario, el gallinero…
No voy a desglosar el repertorio de este grupo ya que, salvo el pasodoble a la independencia de Cataluña, el resto es un viaje al corazón de nuestro carnaval, sin olvidarse de un detalle. Jamás pensé que se podía sacar tanto repertorio de una butaca de skay…
Hasta los cuplés son cantados como entonces, cuando era mejor un cuplé crítico (el día de la mártir los emeritenses al faro)
Grandísima la actuación de los conocidos como “caramelos” donde hacen una versión del “Mérida tiene un encanto especial” de la marara, además de cuartetas localistas hablando del alcalde, la lentísima rehabilitación del mismo María Luisa… me quedo atrás muchas cosas que han dicho estas butacas que han querido hacer un homenaje final a todas y cada una de las agrupaciones que pasaron por nuestro teatro. Palacio en pie, encantado con la actuación de la chirigota.
Como punto débil de esta agrupación, y espero que no ofenda a nadie (creo que nono me lo aceptará) solo diré una cosa, y con una frase que oí decir hace un rato a uno de los grandes de nuestro carnaval… si encima cantasen bien sería ya la hostia!!
Estas butacas vienen dispuestas a defender su primer premio.
Comparsa El coleccionista de alegrías:
Última agrupación de semifinales, esta comparsa emeritense se presenta con un tipo abstracto con el que representan lo que parece ser un atrapasueños.
En la presentación explican su misión, adentrarse en nuestros sueños para convertir las pesadillas en sueños más bonitos. Fuerza y afinación de la joven agrupación, ovacionados por un público muy identificado con esta comparsa.
En el primer pasodoble compara la situación del pueblo romano hace 2000 años (torturas, esclavitud para toda la vida) y la actual situación, por lo que hacen una llamada a la revolución. La numerosa hinchada del grupo los arropa fuertemente.
Aunque para el segundo pasodoble intentan evitar el hablar de las mismas cosas de siempre, creo que terminan por hacerlo hablando de los que critican y las falsedades del carnaval, aun así reciben de nuevo aplausos del palacio de congresos.
Berlusconi con sus juergas, y la psicología inversa que utilizan sus mujeres para malinterpretar todo componen una animada tanda de cuplés, enlazando los mismos con un estribillo donde regalan sueños de carnaval.
Con un bonito juego de voces comienzan el popurrí donde de nuevo nos explican su misión como atrapasueños. Críticas a los gobernantes, banqueros, la independencia catalana son algunos de sus temas. Llegan a no diferenciar entre los sueños y la realidad. Con buenas voces graves cuenta el grupo.
Llegan al final con mucha fuerza, y tal vez con demasiado ímpetu, ya que algunas de las voces se salen de su carril, pero eso no empaña una buena actuación que les puede llevar a estar entre las mejores.
Reacciones:

0 comentarios: